Se reportó que el constante rompimiento de reglas de Kate Middleton enfurece a otros miembros de la Familia Real

Ser parte de la Familia Real Británica no es una cosa fácil, pues todo el mundo tiene que seguir un protocolo estricto. En el 2011, Kate Middleton tuvo que estar de acuerdo con esas condiciones para casarse con el Príncipe William. Sin embargo, muchas veces la Duquesa de Cambridge no aceptó las reglas y decidió hacerlo como a ella le parecía, llevando a algunos altercados con la Reina. Aquí te dejamos la lista de todas las veces que Kate ha llegado al límite del protocolo, según AmoMama

Créditos de imagen: Instagram/obsessivecatherinedisorder

Créditos de imagen: Instagram/obsessivecatherinedisorder

10. Muestras públicas de afecto.

Aun en los lugares más comunes, hay personas que podrían sentirse incómodas si ven a una pareja besándose en público. Sin embargo, algunos otros dicen que la mayoría esconde sus muestras de afecto, pero expresan su repugnancia de forma ostensible y sin ningún tipo de consideración.

De cualquier forma, no tener el permiso de mostrar el cariño que sientes hacia otros en público es parte de las viejas reglas de la corona, la cual remonta a cientos de años. No solo es desaprobado, sino que también es considerado una completa vergüenza.

 Créditos de imagen: Instagram/thewindsorsfamily

Créditos de imagen: Instagram/thewindsorsfamily

9. Faldas cortas.

Las faldas cortas siempre han sido desaprobadas, no solo en términos de la realeza, sino también en sociedades recatadas. A muchas personas ni siquiera les agrada el hecho de que existan en primer lugar. Hoy en día, hay un gran debate acerca del asunto del atuendo provocativo de las mujeres.

Kate ha tenido que enfrentar amonestaciones de parte de la Reina por algunos de sus vestidos cortos. Debe ser aún más difícil ahora que vivimos en una era de teléfonos con cámaras y las redes sociales. Ahora más que nunca, el mundo entero está viendo a la Familia Real.

Créditos de imagen: Instagram/katemarymadeleine

Créditos de imagen: Instagram/katemarymadeleine

8. Mostrar incomodidad en público.

La mayoría de las personas tienen dificultades en mantener una cara calmada cuando se enfrentan al algo molesto. Las personas de sangre azul también enfrentan esos retos. No obstante, Kate no es alguien que sabe esconder bien sus sentimientos.

En muchas oportunidades, la Duquesa ha mostrado una cara molesta o una mirada confundida. Parece que esto es algo que la Reina realmente odia de la esposa de su nieto, porque la realeza, sin importar nada, siempre tiene que conservar las apariencias.

Créditos de imagen: Instagram/obsessivecatherinedisorder

Créditos de imagen: Instagram/obsessivecatherinedisorder

7. Romper el protocolo en el avión de la Familia Real.

Middleton ha decidido asistir a numerosos eventos en el exterior sin sus hijos porque los pequeños aún están aprendiendo cómo comportarse de acuerdo a las estipulaciones reales. Ellos tienen que aprender los modales apropiados y los comportamientos con el fin de ser vistos en público.

Sin embargo, en varias ocasiones, los Duques de Cambridge decidieron llevar a sus retoños en algunos viajes. Kate puede ser vista tratando de enseñar a sus hijos cómo comportarse apropiadamente, y todo el mundo aprecia lo dedicada que es a la maternidad.

Créditos de imagen: Instagram/hellomaguk

Créditos de imagen: Instagram/hellomaguk

6. Rechazar la invitación navideña de la Reina.

Al igual que las familias normales, celebrar la navidad es algo importante. A veces, no obstante, las personas se reúnen con esos familiares a los que no han visto en mucho tiempo solo por obligación. Para el caso de la madre de tres, añádanle una cena navideña llena de protocolos que debe seguir.

Recientemente se reportó que Kate había decidido pasar las navidades con otras personas en vez de ir a la cena de la familia de su esposo. Aparentemente, esto causó mucha rabia en su Alteza Real. No podemos imaginar las consecuencias de algo así.

Créditos de imagen: Instagram/telegraph

Créditos de imagen: Instagram/telegraph

5. Vivir fuera de Londres.

El Duque de Cambridge y su esposa decidieron vivir a las afueras de la capital de Inglaterra, con lo que rompieron la tradición por completo. Al igual que las parejas normales, ellos querían escapar de todo el ruido que una ciudad como Londres genera. Así que podrás imaginar que eso no le cayó nada bien a la Reina.

Vivir en Londres era una tradición muy estricta y la pareja realmente rompió una bien conservativa. Podría no parecer una gran cosa para la gente normal, pero es algo sumamente importante en el mundo en el que ellos viven.

Créditos de imagen: Instagram/vinko_photography

Créditos de imagen: Instagram/vinko_photography

4. La fotógrafa de la Corona.

No significa que ella sea la persona oficial o algo por el estilo, pero es que justo como el resto de las mamás modernas de hoy en día; Kate ama tomar fotos de sus hijos. Ella aprovecha cada oportunidad para capturar momentos tiernos de sus retoños. Sin embargo, este comportamiento no es apropiado.

La Reina, aparentemente, odia este hábito y hasta lo considera grosero. A pesar de eso, y como ya lo hemos mencionado anteriormente, hay una gran diferente generacional entre estas dos señoras, sin dejar de mencionar todos los avances en la tecnología.

Créditos de imagen: Twitter/schopperphoto

Créditos de imagen: Twitter/schopperphoto

3. Los tacones.

Recuerda que ser una mujer de la realeza tiene que ver con ser recatada y decente. Cualquier cosa que sea demasiado ostentosa puede ser considerada vulgar, y esta es la razón por las que algunos zapatos de Kate han sido cuestionados. Obviamente, es porque la Reina no aprueba cierto calzado.

No obstante, Kate ha continuado usando tacones más altos de lo normal para una Duquesa. Ha llegado tan lejos que hasta ha jugado cricket con sus tacones favoritos. En otra ocasión, asistió a un evento importante usando unos zapatos de cuña de $25.

Créditos de imagen: Instagram/katemid_1985

Créditos de imagen: Instagram/katemid_1985

2. Sin pelos en la lengua.

Tal y como lo mencionamos anteriormente, una parte importante de ser de la Familia Real es mantener las apariencias públicas, pero la Duquesa de Cambridge nunca ha sido del tipo de persona que se mantiene callada cuando tiene algo qué decir.

Naturalmente, esto ha causado varias rupturas en la relación entre la Reina y la Duquesa. Recordemos que la Reina ha estado como gobernante por más de 65 años, así que es normal que quiera mantener vivas las viejas tradiciones y costumbres.

Créditos de imagen: Instagram/kate_middleton_fr

Créditos de imagen: Instagram/kate_middleton_fr

1. Despedir a las niñeras reales.

Kate Middleton es simplemente una mamá práctica. A pesar de tener un batallón de niñeras reales a su disposición, ella prefiere hacer las cosas a su manera. Esto no es nada malo ya que nadie está mejor capacitado para criar niños que su propia madre.

Ya que la Reina es inflexible con mantener los protocolos tradicionales, esta decisión de Kate no le cayó nada bien. Sin embargo, imaginamos que su Alteza probablemente se está adaptando al hecho de tener mujeres modernas en la Familia Real, especialmente ahora que Meghan Markle se casó con el Príncipe Harry.

Créditos de imagen: Instagram/newcanaanmoms

Créditos de imagen: Instagram/newcanaanmoms

Kate también era una plebeya antes de casarse con el Príncipe William, lo que significa que ella no creció siguiendo o al menos conociendo todas las reglas. Esta es la razón por la que le gusta marchar a su propio ritmo. Algunas de estas reglas ya no aplican más, y por eso es genial que alguien como ella esté al lado del futuro rey.