Sorprendentes diferencias entre las bodas reales de Diana Spencer, Kate Middleton y Meghan Markle

A continuación te explicamos las coincidencias y diferencias que ocurrieron en cada una de las bodas reales de Inglaterra siguiendo el reportaje gráfico de The New Yorker, y podrás observar cómo cada pareja quiso adaptar las tradiciones que debían seguir de acuerdo a sus propios gustos: los vestidos, los invitados, los desfiles por Londres y, por supuesto, ¡el primer beso oficial!

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

La boda del siglo

En julio de 1981, aproximadamente 750 millones de personas en todo el mundo sintonizaron sus televisores para ver la que, hasta ese momento, sería la boda más famosa y espectacular. Lady Diana Spencer y el Príncipe Charles de Inglaterra contrajeron matrimonio en la que fue llamada la "boda de cuento de hadas".

Diana llegó a la catedral de San Pablo en un carruaje tirado por caballos, y caminó por el pasillo entre mil quinientos invitados usando una espléndida diadema, y un hermoso y enorme vestido con voluminosas mangas de tafetán, capas de cordones, lentejuelas y perlas y una cola de casi 8 metros, el más largo de la historia de Windsor.

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

El Príncipe Charles por su parte llevaba su muy elegante uniforme militar. Sin embargo, la "boda de cuentos" no era del todo tradicional pues la pareja causó revuelo al omitir la palabra "obedecer" de sus votos. Esto al parecer lo heredaron sus hijos, y a al casarse, también siguieron la tradición instaurada por sus padres.

Los reyes del futuro

En abril de 2011, cuando Kate Middleton y el Príncipe William se casaron en la Abadía de Westminster, su boda atrajo inevitables comparaciones con la de Charles y Diana. El Príncipe William le había entregado a Kate el anillo de compromiso que había sido de su madre, un zafiro de doce quilates rodeado de catorce diamantes.

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

La ceremonia fue más pequeña que la de los padres de William, con solo 900 invitados en la Abadía incluidos famosos amigos de la pareja como David y Victoria Beckham y Sir Elton John, y ese día no faltó el espectáculo. Después de la boda, la pareja pudo ver en el Palacio de Buckingham un vuelo militar ceremonial de la RAF.

La cenicienta moderna

En mayo de 2018, una gran multitud de espectadores fueron invitados a la boda real entre la actriz estadounidense Meghan Markle y el Príncipe Harry. La pareja, que se conoció en una cita a ciegas y cuyo cortejo incluyó un viaje de campamento a Botswana, puso su propio toque en la tradición de las bodas reales.

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

La propia Markle, por si misma, rompe el molde de una novia real británica (y no solo porque eligió un pastel de bodas radical de limón y flor de sauco) sino que además es biracial, estadounidense y divorciada. En los días previos a la boda el entusiasmo por la nueva pareja real causó mucho furor en el Reino Unido.

El cortejo de bodas

De acuerdo con la tradición real, la ceremonia de Meghan Markle mostró un adorable cortejo formado por seis pequeñas damas de honor y cuatro pajes, que incluía tanto al Príncipe George como a la Princesa Charlotte.

Décadas antes de la boda de Meghan y Harry, la ceremonia de matrimonio de la Princesa Diana con el Príncipe Charles también incluyó a jóvenes damas de honor, quienes eran hijas de amigos cercanos, familiares y miembros de la realeza.

Crédito de imagen: Youtube/TheRoyalChannel

Crédito de imagen: Youtube/TheRoyalChannel

Por su parte, el cortejo nupcial de Kate Middleton fue un poco menos tradicional que el de Diana o el de Meghan porque la Duquesa de Cambridge decidió incluir a su propia hermana, Pippa Middleton, como dama de honor y parte del cortejo.

Belleza a la vista

Los peinados de las tres novias reales son bastante diferentes. Diana llevaba el pelo corto hacia abajo mientras que Kate lucía un estilo de media altura hacia arriba. Por su parte, Meghan llevaba el pelo ligeramente recogido en un moño bajo. En cuanto al maquillaje, el de Meghan fue un poco más natural que el de Diana o el de Kate.

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Increíbles pasteles

La selección del pastel de bodas fue uno de los aspectos en los que las novias difirieron bastante. En el caso de la ceremonia de Diana y Charles en 1981, el pastel oficial fue un pastel de frutas de 1,5 metros de altura con glaseado de queso crema.

William y Kate optaron de manera similar por un pastel de frutas de 8 niveles con decoraciones de flores blancas y glaseado. Meghan y Harry, en cambio, eligieron para su pastel de bodas un sabor de limón y que se mostrara en niveles independientes.

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Procesiones reales

Las tres procesiones posteriores a la boda se realizaron con los novios siendo transportados en un carruaje tirado por caballos de Ascot Landau. Después de intercambiar sus votos, Diana y Charles fueron llevados a lo largo de una ruta real para que saludaran a los espectadores.

El duque y la duquesa de Cambridge también hicieron su primera aparición como matrimonio en las calles de Londres después de su ceremonia de 2011. La procesión de Meghan y Harry incluyó un carruaje, pero siguió una ruta diferente ya que su ceremonia tuvo lugar en Windsor, no en Londres.

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

El vestido

Para su ceremonia, la princesa Diana eligió un vestido de tafetán con grandes mangas de los diseñadores David y Elizabeth Emanuel, de Londres. Kate Middleton llevaba un vestido de manga larga y encaje del icónico Alexander McQueen, mientras que Meghan optó por un vestido minimalista al estilo de Audrey Hepburn.

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Debut de compromiso

En su debut como novias reales, un evento para que las parejas anuncien su compromiso donde Diana, Kate y Meghan lucieron elegantes y con mucho estilo. En 1981, Lady Diana vestía un atemporal conjunto azul cobalto al lado del Príncipe Charles.

Kate usaba un vestido de manga larga de seda azul marino en su primera aparición luego del compromiso con el Príncipe William. La Duquesa de Sussex llevó un bellísimo abrigo blanco a la primera sesión de fotos en el palacio de Kensington.

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Primer beso

Meghan y Harry tuvieron una serie de adorables momentos de besos durante su boda. Mientras que Diana y Kate recibieron su primer beso como miembros de la familia real en el balcón del Palacio de Buckingham. Meghan y Harry le brindaron al público una demostración de su amor en los escalones de la Capilla de San Jorge.

Crédito de Imagen: YouTube/TheRoyalChannel

Crédito de Imagen: YouTube/TheRoyalChannel

Soñadas tiaras

Todas las novias llevaban tiaras en sus bodas. La princesa Diana usó la Tiara Spencer, formada por una combinación de joyas tradicionales de la familia Spencer, recreada en 1930 y que se ha convertido en la tiara favorita de las novias Spencer.

Para su boda con el Príncipe William, Kate lució la Halo Tiara Cartier, de la colección personal de la Reina Isabel II. La duquesa de Sussex también tomó prestado su tocado de la reina, así que llevaba una diadema de filigrana adornada con piedra de centro de diamante, diseñada originalmente para la reina María.

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

El velo de la novia

Todas las novias llevaban velos tradicionales mientras avanzaban por el pasillo. La elección de la Duquesa de Sussex de un velo extralargo fue especialmente significativa ya que así honraba a su difunta suegra. El velo épicamente largo de la princesa Diana fue diseñado por Elizabeth Emanuel para su boda en 1981.

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Caminar por el pasillo

Desde una vista aérea, queda claro cómo se varió la caminata por el pasillo para cada una de las tres novias. La princesa Diana fue escoltada por el pasillo por su padre, Earl Spencer, en la catedral de St. Paul bordeada de alfombra roja.

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

La duquesa de Cambridge también fue escoltada por su padre en su ceremonia de 2011, mientras que Meghan Markle rompió con la tradición caminando sola por el pasillo hasta reunirse con su suegro, el príncipe Carlos, para terminar con él la procesión.

El retrato familiar

El retrato de la boda real es una tradición que ha resistido la prueba del tiempo. En 1981, Charles y Diana posaron para sus retratos de bodas de pie con un gran grupo de miembros de la familia que completaban el marco a su alrededor.

Crédito de imagen: Youtube/theroyalchannel

Crédito de imagen: Youtube/theroyalchannel

La sesión de fotos de Kate y William en 2011, tomada en la Sala del Trono en el Palacio de Buckingham, fue un poco más elaborada, con los miembros de la fiesta de bodas erguidos y colocados en línea recta.

Para el debut fotográfico familiar de Meghan y Harry, los recién casados ​​escogieron un ambiente más relajado, con su familia en una formación circular junto a las preciosas damas de honor y los pajes ubicados de manera informal en el piso.

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

Crédito de imagen: Youtube/TheNewYorker

No cabe duda que el tiempo pasa, y aunque las distintas tradiciones y reglas reales, siempre se procuran mantener, cada pareja real ha definido distintas maneras para celebrar sus respectivas ceremonias de bodas. Ninguna mejor que otra, las bodas de Diana, Kate y Meghan, ha estado salpicadas de mucho estilo propio.